Saltar al contenido
Reserva una demo
Tipos de proveedores

Poco se habla del papel no, papelón, de los proveedores.

Sin estos, ¿qué empresa podría salir adelante? 🙄

Absolutamente ninguna.

Piénsalo: materias primas, equipos informáticos, servicios... e incluso la luz de la oficina para hacer funcionar los ordenadores.

Sin proveedores no hay paraíso; eso está claro.

Fíjate si son importantes que hay unas cuantas formas de clasificarlos, algo que es importante conocer para que sepas a qué atenerte cuando decidas contar con uno nuevo en tu empresa.

Podría ser una ventaja importante antes de una posible negociación.

O una forma de mitigar los posibles riesgos financieros asociados.

Es de vital importancia conocerlo, así que vamos a hablarte de eso: de los diferentes tipos de proveedores de las empresas. 

De su clasificación basada en distintos criterios.

¿Lo vemos?

Aunque antes vamos a hacer un repaso de por qué los proveedores son tan importantes para tu empresa.

La importancia de los proveedores de una empresa

Sí: técnicamente, no hay empresa capaz de desarrollar su labor sin la ayuda de un proveedor.

¿Vendes servicios de consultoría?

Para ello, empleas herramientas que te dicen la situación de tus clientes a golpe de clic, y dichas herramientas te las proporciona un proveedor, ¿no?

O mira, más sencillo: ¿no usas teléfono para llamar o comunicarte por mensajes?

Mires donde mires, el funcionamiento depende directamente de los proveedores.

¿Cuánto factura tu empresa al año? ¿A qué coste? ¿Con cuánto trabajo?

Son preguntas cuyas respuestas tienen en los proveedores el factor más determinante.

Si los proveedores funcionan bien, lo normal es que factures más en menos tiempo. Y al revés: si no funcionan, supondrán un lastre.

La cadena de suministro, además, no se ve interrumpida si cuentas con proveedores con protocolos suficientes como para no fallar en ninguna circunstancia.

Y ojo, que los proveedores también afectan a la competitividad de tu empresa.

Pongamos, por ejemplo, que eres el CFO de una empresa que vende juguetes para niños.

Vuestro producto estrella es un oso panda de peluche con botones que, al accionarlos, hacen que hable. A los más pequeños les encanta 🐼 

Para fabricarlos, contáis con un proveedor con un precio muy competitivo que aporta los circuitos que accionan los botones. Son de calidad y encima, a buen precio.

¿Por qué hace más competitiva a vuestra empresa?

Por dos razones. 

Porque el coste de fabricación del osito es menor, lo que hace que podáis vender el producto al cliente final más barato.

Y claro, porque los circuitos son buenos, de calidad. No se estropean fácilmente, por lo que la marca inspira confianza con las buenas reseñas y además no tenéis que hacer muchos cambios de productos que entren en garantía.

Si el proveedor te diera circuitos de baja calidad, drama. 

Muchos ositos no funcionarían y se pedirían devoluciones, con todo lo que conlleva para la empresa: gastos de envío, tiempo para cambiar el circuito, volver a enviarlo o devolver el dinero, etc.

Y si encima el precio de los circuitos fuera alto, pues peor todavía, porque estaría afectando mucho a la caja de la empresa y si no hay retorno de la inversión... puf 😖

Los proveedores son, definitivamente, importantísimos.

Y ahora sí: ¿hablamos de los tipos de proveedores?

Tipos de proveedores

Saber identificarlos puede convertirse en una ventaja a la hora de llevar a cabo la negociación con proveedores y es, sobre todo, una de las claves para una buena estrategia financiera

Cuando piensas en tipos de proveedores, ¿qué te viene a la mente?

¿Productos y servicios, quizá?

Va por ahí el asunto, sí, al menos en la forma más tradicional de clasificarlos... pero lo cierto es que hay más, como veremos enseguida.

De momento, para matizar eso de «productos o servicios», diremos que 👇

Los proveedores de productos son aquellos que te proporcionan bienes para cubrir una necesidad relacionada.

El proveedor de circuitos electrónicos del osito panda anterior, por ejemplo, es un proveedor de productos tal cual.

Mismo caso que si tuvieras un proveedor que te proporciona mercurio para que tú luego fabriques termómetros, aunque esta vez se llamaría proveedor de materia prima 🙃

Pues el proveedor de servicios viene a cubrir necesidades también, aunque en este caso intangibles

El proveedor que te proporciona el servicio de antivirus online, por ejemplo. O el proveedor que os presta consultorías jurídicas para manteneros adecuados a los requerimientos legales del sector.

Está clara la diferencia entre proveedores de servicios y proveedores de producto, ¿no?

Pues vamos a añadir un tercer tipo de proveedor, el de recursos, que es aquel que te presta financiación. Dinerito. Hablamos de los bancos, claro.

Pues eso serían los tres tipos de proveedores más comunes y generales: de productos, de servicios o de recursos.

Dicho esto, que sepas que existen otras formas de clasificarlos.

Mira, mira 👀

Tipos de proveedores según su relación con tu empresa

¿Qué tipos de relaciones con los proveedores hay? Dependiendo de eso, tendríamos a los proveedores internos y externos.

¿Qué son los proveedores internos?

Son proveedores que no forman parte de la empresa como tal. No tienen nómina.

Son profesionales o empresas independientes, pero necesitan meterse hasta el fondo del negocio para prestar el servicio.

¿Te suena quién podría dedicarse a esto?

Exacto: los proveedores de recursos humanos, que juegan un papel fundamental —e indirecto— en la operativa diaria de la empresa.

Los proveedores externos también prestan servicios profesionales independientes indispensables para que la empresa funcione, pero lo hacen desde un punto de vista más específico.

¿Hay una necesidad particular? Se contrata al proveedor y la cubre.

Un ejemplo de proveedor de este tipo podría ser un consultor de marketing que proporciona mentorías al departamento de ventas de cara a triunfar en la campaña del Black Friday.

Tipos de proveedores según su modelo de negocio

Esta forma de clasificarlos atiende a cómo es la propia empresa o negocio del proveedor.

Pongamos de ejemplo el proveedor que te proporcionaba los circuitos electrónicos para el osito.

¿Los fabrica él mismo antes de vendértelos? Entonces hablamos de un proveedor fabricante.

¿Los compra a un mayorista, los importa y luego te los vende? Pues se trata de un proveedor importador.

¿Y si los compra a otro proveedor de circuitos y te los vende, sin siquiera pasar por sus manos? Hablamos de proveedores comerciantes.

Tipos de proveedores según su ubicación

Los proveedores también pueden clasificarse según dónde se encuentren con respecto a la ubicación de tu empresa, que ya sabes que es algo importante en lo que respecta al IVA en España, por ejemplo.

Así, tenemos que los proveedores pueden ser locales, nacionales, internacionales o remotos.

Los proveedores locales son los que se encuentran en la misma región o ciudad que tú, lo que te aporta ventajas logísticas.

Los proveedores nacionales son los del mismo país, lo que facilita el control de los plazos de entrega y seguimiento de los envíos.

Los proveedores internacionales son los que exportan sus productos o servicios a otros países, lo que les permite ofrecer precios más competitivos gracias a las leyes de comercio internacional.

Mira el IVA intracomunitario 😅

Y finalmente están los proveedores remotos, que se encuentran trabajando en cualquier parte del mundo gracias a la digitalización.

Tipos de proveedores según el producto o servicio que vendan

¿Cómo de difícil es de encontrar un producto o servicio?

¿Abunda en el mercado o no?

Atendiendo a ello encontramos esta forma alternativa de clasificar a los proveedores: de productos de rutina, de productos palanca, de productos cuello de botella y de productos estratégicos.

¿Qué son los productos de rutina? Aquellos de bajo valor y que son fáciles de encontrar. Los proveedores que proporcionan este tipo de productos suelen tener mucha competencia y el servicio prestado debe ser exquisito para no quedarse atrás.

Subiendo un escalón damos con los productos palanca, que son la pieza más importante dentro del producto que se vende finalmente al público.

Los productos cuello de botella son difíciles de conseguir, por lo que es importante cuidar la relación con estos proveedores, para evitar su escasez en un momento dado.

Finalmente, tenemos los proveedores de productos estratégicos. Se trata de productos para los que no existe competencia, por lo que el proveedor se vuelve sencillamente imprescindible.

¿Ponemos ejemplos?

  • Una impresora sería un producto de rutina
  • La lente del objetivo de una cámara digital sería un producto palanca, porque es el más costoso de todos sus componentes por separado
  • Un producto cuello de botella podría ser una edición limitada de zapatillas deportivas de cualquier marca
  • Y un producto estratégico sería la edición limitada de unas zapatillas de una marca en particular, o un fármaco patentado, o un procesador de alto rendimiento para ordenadores con sistemas operativos Windows

Tipos de proveedores según su papel en tu empresa en el proceso de compras

Pasamos a una clasificación en función del papel que jueguen durante el proceso de compras.

Cuando hay que hacer un pedido, ¿qué tipos de proveedor nos encontramos?

Están los proveedores normales, los confiables, los específicos y los de convenio.

Los proveedores normales son los proveedores estándar o puntuales. Se les hace un pedido en cualquier momento y aquí paz y después gloria.

Los proveedores confiables son como los normales, pero con tal grado de fiabilidad y calidad que han pasado a ser necesarios. Es decir, son proveedores normales con altos niveles de calidad, lo que les convierte en esenciales.

Los proveedores específicos son aquellos que están especializados en un producto o servicio muy concreto, por lo que es difícil dar con alternativas de suministro.

Y finalmente tenemos los proveedores de convenio, que son aquellos con los que se firma un contrato para la prestación de servicios o suministro de productos durante todo el período firmado.

Tipos de proveedores de acuerdo con su riesgo

Los riesgos financieros no solo afectan a tu empresa, sino también a los negocios de los proveedores.

¿Quién está a salvo de sufrir un revés repentino y venirse abajo en un momento dado? 😩

Aquí te hablamos de tipos de riesgos de proveedores, por cierto.

Atendiendo al riesgo que tiene de no poder cumplir con su parte del trato por cualquier razón, tenemos los proveedores de tipo A, B y C.

Los proveedores de tipo A son los más críticos. Los que tienen un riesgo más alto de no cumplir con la orden.

En este caso, es recomendable revisar bien durante el análisis de riesgos financieros, a fin de garantizar que realmente el proveedor puede desempeñar su labor.

Los proveedores de tipo B tienen un riesgo más comedido, mientras que el riesgo del tipo C es bajo.

¿Cómo debe relacionarse tu empresa con cada uno?

Lo suyo es que cuentes con proveedores de tipo A solo cuando sea estrictamente necesario, siendo los de tipo B los más comunes.

Los de tipo C probablemente no sean la opción más económica; no contarán con amenazas por el buen hacer estratégico a lo largo de su trayectoria, lo que seguramente implique una buena posición en el mercado y eso, a su vez, se verá reflejado en los precios.

Criterios para elegir proveedores

Pues sí que hay tipos de proveedores, ¿eh?

Que si proveedor normal, que si proveedores confiables, que si nacionales... 😂

Con las cartas sobre la mesa, el siguiente paso es tu responsabilidad: ¿qué proveedor elegir?

Obviamente, un mismo proveedor se clasifica de varias formas distintas al mismo tiempo.

¿Necesitas que un auditor privado revise las cuentas y facturas de la empresa a ver si encuentra irregularidades de cara a Hacienda? 

Ese proveedor será de servicios, local —si se ubica en la misma región que tu empresa—, de cuello de botella, específico y de tipo B o C, según su solvencia o cómo tenga montado el negocio.

De qué tipo sea un proveedor es algo que debería interesarte al analizar riesgos, hacer previsiones de gastos y tomar decisiones, pero lo realmente importante es que el proveedor pueda prestarte el servicio o venderte el producto que necesitas.

Dando esto por hecho, ¿qué criterios diferencian a un proveedor de otro?

  • El precio: cuanto más alto, más impacto tendrá en el flujo financiero de la empresa
  • La calidad de sus productos o servicios; ya hemos visto que puede ser una ventaja competitiva
  • La modalidad o forma de pago a proveedores también puede ser importante; si es incompatible con vuestra forma de trabajo, la productividad bajará
  • También afectan los tiempos de entrega, para daros más o menos margen de maniobra
  • Y el servicio postventa, claro, tanto cuando es un producto o servicio para tu empresa como si al final es para venderlo al cliente final 

Bueno, ¿qué tal hasta aquí? 😊

Con esta información, seguro que la gestión de proveedores se te hace un poco más sencilla.

Aunque si todavía no, no cabe duda de que el siguiente protagonista lo consigue 🙌

Pleo, a tu lado sea cual sea el tipo de proveedor

¿De materias primas?

¿De servicios?

¿Un proveedor normal?

¿Uno de tipo A?

¿Uno que opere en otro país?

Da igual: todos los proveedores quieren cobrar, sea cual sea su modelo de negocio 💰

Algunos te enviarán facturas y tendrás que abonarlas y otros funcionan con pagos por suscripción. 

La gestión de pagos a proveedores, en cualquier caso, puede convertirse en un caos de papeles, facturas duplicadas y pagos a proveedores pendientes.

Y los problemas con los proveedores no te interesan nada. 

¿Te imaginas no pagar cuando toca a un proveedor que te está suministrando un servicio en exclusiva? 😱 

Con Pleo te puedes despedir de los impagos a tus proveedores y del desorden financiero provocado por los gastos y la mala gestión de facturas de proveedores 👋

Se trata de una solución formada por tarjetas de empresa —físicas y digitales— y una aplicación para gestionar pagos y gastos, incluidos los de los proveedores, que hasta puedes programar.

Una de automatización de facturas de proveedores por aquí.

Y tú, pues a controlar cada gasto, a mantener contentos a todos tus proveedores y a aumentar la rentabilidad de la empresa.

Sea el tipo de proveedor que sea, ya sabes dónde es: en la gestión de gastos a lo Pleo 🖖

Paga y gestiona tus facturas fácilmente con Pleo

Ahorra tiempo y hazle la vida más fácil a tu equipo con una solución de gestión de facturas más simple y eficaz.

Puede que te interese...