Saltar al contenido

Prueba el plan Starter de Pleo, gratis hasta 3 usuarios. Regístrate ahora.

Reserva una demo
Una mano a punto de lanzar un avión de papel.

Se dice, se comenta, que 2023 puede ser un año duro en términos económicos.

El FMI ha pronosticado que tanto Alemania como Italia entrarán en recesión y ya sabes lo que se dice: en cuanto los alemanes estornudan, el resto de Europa se resfría.

Y ahí entra España y todas sus empresas, como la tuya.

¿Qué depara el futuro más inmediato?

La más que probable recesión de 2023 podría ser solo un bache; ya ha quedado claro que la cosa siempre puede ir a peor.

Pero no nos pongamos catastrofistas, que no era la idea.

Escribimos este post para que veas si tu empresa está preparada —o no— para afrontar crisis, recesiones, pandemias mundiales y cualquier cosa que se ponga por delante.

¿Está preparada? Genial, pues que venga lo que quiera 💪

¿No lo está? Pues toca ponerse manos a la obra, que cualquier día alguien se come un lagarto y se lía la mundial.

¿No tienes muy claro si lo está o no? Ea, pues vamos a descubrirlo.

Las crisis son oportunidades y no amenazas

Cuando suena la primera alarma y se dice eso de «crisiiiiiiis», todo el mundo se lleva las manos a la cabeza 🤯

Vale, están en su derecho.

Pero si nos calmamos y vemos la situación desde una perspectiva de negocio, las crisis y recesiones pueden ser el contexto necesario para dejar atrás a la competencia y posicionarte como la mejor —y quizás única— alternativa.

Alternativa de aquello que ofreces a tus clientes, claro.

Solo tienes que estar perfectamente preparado para encajar los golpes que recibirá todo el mundo —incluida tu competencia— y ser ágil.

Muy ágil.

¿Y cómo se hace ágil una empresa?

Cuándo podemos decir que una empresa es ágil

Es ágil si, principalmente, es capaz de implementar cambios en tiempo récord.

Ante una situación tan nueva como inesperada, la primera empresa que se ajuste y sea capaz de seguir funcionando será la que se lleve el gato al agua.

¿Y qué te da la capacidad de adaptarte tan rápidamente?

El asunto va de mentalidad y herramientas 👀

Agilidad es contar con la mentalidad adecuada

¿A qué mentalidad nos referimos?

¿A la de liderar?

¿A la de sobrevivir pase lo que pase?

¿A la de ir pasito a pasito?

No, no y no: la mentalidad adecuada es aquella que te hace consciente de que puede pasar cualquier cosa en un abrir y cerrar de ojos, y que tu empresa tiene que estar preparada para ello.

No para superar la situación, sino para aprovecharla.

Lo que para otras empresas es un momento duro, tu mentalidad te hace considerarlo como una oportunidad.

Una oportunidad de pasar por encima de tu competencia y de posicionarte mejor que nunca, de modo que cuando vengan bien dadas —lo que todo el mundo considera «bien dadas»— recojas los frutos y dispares tus beneficios.

Con esta mentalidad no solo dejas de temer los momentos en los que cambian las condiciones del mercado, sino que los deseas para poder crecer.

Y para eso… 

Agilidad es que tu equipo esté perfectamente alineado con tu empresa

Este punto es una extensión del anterior.

Si la única persona que tiene esa mentalidad eres tú o los responsables de los distintos departamentos, la cosa no funcionará.

Cuando se ponga «interesante» el contexto será necesario que todo el mundo sepa qué debe hacer y que crea en ello.

Cualquier persona tiene que sentir que está sumando para una causa mayor, la de hacer crecer la empresa, cosa que también le beneficiará directamente.

¿Y cómo haces eso?

Concienciando a las personas con mensajes, reuniones, comunicados, planteamiento de objetivos… desde el minuto 0, que podría ser ahora mismo.

Bueno, ahora mismo no, que nos queda la tercera parte: las herramientas.

Agilidad es tener las herramientas necesarias

La mentalidad es importante, claro, pero si no tienes los medios para aterrizarla no sirve de nada.

¿Qué medios?

Pues estamos hablando de herramientas. ¡A las ricas herramientas!

La digitalización del mundo nos ha traído oportunidades maravillosas en este sentido, con procesos automatizados capaces de ahorrarte horas y horas de trabajo humano por unos pocos euros al mes.

Pongamos de ejemplo una empresa tradicional de 90 trabajadores en plantilla. Es bien sencillo, pero lo hemos hecho adrede porque queremos que veas cuánto podría dar de sí una herramienta tan simple como es el email.

A lo que íbamos: en la empresa, bien tradicional ella, se han concienciado todos de pronto y pasan a tener una mentalidad ágil como la que más, pero en esto de la digitalización no saben por dónde empezar.

Por lo pronto, a la pobre Trinidad la tienen recogiendo recados, enviando entre tres y cinco faxes diarios y coordinando reuniones presenciales con clientes y proveedores constantemente.

Trinidad invierte 40 horas semanales en algo que podría hacer en la mitad, tirando por lo alto.

Si en la empresa hubiera un sistema de email coordinado mediante el cual Trinidad pudiera gestionar la comunicación tanto interior como exterior, otro gallo cantaría.

Se comunicaría por correo con las personas responsables de la empresa. Esta comunicación interna a través del email ahorraría muuuuchas interrupciones en llamadas.

Se comunicaría con los proveedores a golpe de clic, sin necesidad de llamar por teléfono o enviar faxes para hacer pedidos de material. Otro lote de interrupciones menos.

Evitaría tener que poner de acuerdo a seis personas al mismo tiempo a base de llamadas; con hacer un seguimiento del hilo de correos e ir haciendo propuestas a todos los presentes, suficiente.

Ahorro, ahorro y ahorro.

¡Y eso solo con un uso inteligente y efectivo del correo electrónico!

Porque claro, si te pones a tirar del hilo… pues salen muchas más cosas.

¡Anda y que no hay SaaS para hacernos la vida más fácil!

  • Para una comunicación efectiva en tiempo real entre personas
  • Para almacenar y gestionar grandes volúmenes de ficheros y datos
  • Para visualizar todos esos datos de forma conveniente
  • Para gestionar tareas de todos los departamentos, con asignaciones individuales
  • Para optimizar los recursos humanos de la empresa
  • Para vender productos online y procesar pagos
  • Para crear landing pages sin necesidad de saber picar código
  • Para gestionar los envíos de correos a una base de suscriptores

La lista no es larga; es larguííííísima 😜

¿Te imaginas que de pronto una empresa siente una necesidad imperiosa de sacar rápidamente una página para vender un nuevo servicio online mediante suscripción?

Por la razón que sea: porque el mercado se ha puesto interesante, porque de pronto existe esa necesidad o porque prevén que la habrá en cuestión de horas por una noticia que en breve se hará pública.

Sin un entorno ágil, la empresa tendría que pedir un presupuesto a un proveedor de webs. Después de la aceptación del mismo vendría el contrato, tras cuya firma se empezaría el trabajo.

Al acabar este, se revisaría bien y llegaría la v2, ya definitiva.

Entonces la empresa escribiría una nota de prensa, para que los lectores de los medios tradicionales la leyeran y, si quisieran, se fueran a su ordenador a por más información.

Buuuuu 👎

Con un entorno ágil, al loro.

La necesidad de crear esa landing page está ahí, pero ahora solamente se hace preciso entrar en el espacio personal en la página del proveedor de webs y hacer el encargo.

No se pide un presupuesto, sino que como hay una bolsa de horas contratadas y prioridad sobre otros proyectos, se detalla lo que hay que hacer y se envía.

Automáticamente, al proveedor de webs le salta un aviso, pone el contador de tiempo a funcionar y comparte la v1 en cuestión de horas. La empresa la revisa en un entorno multiusuario compartido y en otro rato sale la v2, sin necesidad de cruzar llamadas o emails.

El número de horas disponibles en la bolsa ha bajado, sí, pero todo ha salido en tiempo récord.

¿Y cómo se lanza esa landing al público?

La nota de prensa está bien, sí, así que se envía a los medios para que la publiquen. Pero ojo, que hay prisa: ¿cuál es el único canal de comunicación directa entre empresa y clientes?

Ea, el correo electrónico. Email marketing.

Solo hay que escribir y enviar un email a la base de datos de suscriptores y clientes, con el enlacito a la nueva landing creada.

En cuestión de un solo día podría estar listo el asunto; esa misma noche, de hecho, y para aprovechar la oferta de lanzamiento, 180 leads pasan a convertirse en clientes con un modelo de suscripción, asegurando un ingreso mensual fijo maravilloso.

De la otra forma, en menos de una semana seguro que no sale, y la competencia podría haberle comido la tostada.

A-GI-LI-DAD desde las herramientas, todo un valor seguro.

Hablando de agilidad y herramientas… 👋

Pues eso, que herramientas hay a rabiar.

No es cuestión de ganar agilidad utilizando todas, sino de dar con aquellas que encajen a la perfección con tu empresa.

¿Por qué gastarte 90 € al mes en una herramienta para analizar el SEO si el marketing os lo lleva un proveedor?

¿Los 400 € al año invertidos en almacenamiento en la nube no podrían destinarse a otra cosa, sabiendo que con el plan de 100 € anuales ya sería suficiente para la cantidad de datos que manejáis?

¿A santo de qué habría que dejarse ese porcentaje por cada cobro vía Stripe si contáis con una licencia de por vida para una herramienta que procesa pagos online?

En fin, que no hay que volverse loco buscando y eligiendo; hay que ver las necesidades, la oferta de herramientas… y empezar a probar.

¿Cómo llevas el tema de la gestión de gastos? 💸

Ya sabes: de las notas de gastos de tu equipo, de las suscripciones, del pago a clientes y proveedores… todo eso.

Si no estás digitalizado al respecto, sabrás que tu departamento de finanzas y contabilidad las pasa canutas cada vez que toca presentar el papeleo a Hacienda.

Que si a una factura simplificada se le ha borrado la tinta, que si un ticket ha desaparecido, que un empleado de pronto presenta un gasto desproporcionado derivado de un viaje a una ciudad que está aquí al lado…

Y ojo, que como haya errores ya sabes: la Agencia Tributaria no perdona ☠

¿Las finanzas y contabilidad no pueden digitalizarse cuando todo lo demás sí?

Sí que pueden, sí.

En todo lo relativo a agilizar los gastos de tu empresa, Pleo.

Pleo para eliminar las notas de gastos de tu empresa.

Pleo para evitar errores humanos de contabilidad.

Pleo para ahorrar tiempo y dinero.

Pleo para hacer tu empresa más ágil que nunca, dejándola lista para focalizar los esfuerzos en lo que realmente interesa cuando cambie el panorama: en comerte a la competencia y convertirte en la primera opción de todo tu público.

Con la contabilidad agilizada y el resto de áreas de tu empresa también, ¿cómo sabes rápidamente si estás listo para cualquier cosa?

¿Si mañana entráramos en una recesión económica fuerte te daría miedo?

Si la respuesta es que no, felicidades: estás listo.

Si es que sí, toca hacer tu empresa un poquito —o muchito— más ágil.

Y ahí, una herramienta de gestión de gastos como Pleo será una aliada fantástica 😎

Puede que te interese...