Saltar al contenido

Prueba el plan Starter de Pleo, gratis hasta 3 usuarios. Regístrate ahora.

Reserva una demo

Lo más importante de cualquier empresa son las personas que la hacen posible. Pero no hace falta ir muy lejos para darse cuenta de que las grandes tecnológicas no paran de reducir sus plantillas. Con Amazon alcanzando la cifra récord de 18.000 despidos y otras como Glovo, Microsoft y Google en un proceso similar, la tendencia es clara.

En teoría, una reestructuración puede ser útil para una empresa en problemas. Pero pocas se paran a pensar en las posibles réplicas de un despido masivo (especialmente en la moral de los que se quedan). Y con una economía tan inestable como la actual, mantenerla alta puede ser un salvavidas.

Precisamente esa moral es clave en la retención del talento. Lógicamente, unos trabajadores satisfechos son más propensos a quedarse. Y por eso, invertir en ellos es un punto de partida inteligente.

¿Por qué es tan importante retener?

¿Alguna vez en la oficina te has dado cuenta de que estabas haciendo el trabajo de dos personas? Probablemente porque sí lo estabas haciendo. Cuando hay falta de personal, sobra decir quién se hace cargo de ello. Los trabajadores que se ocupan del trabajo de otros tienden a quemarse mucho más rápido o cansarse de un sueldo que no es realista. Conclusión: acaban por buscar otro sitio.

Y ahora piensa en el tiempo, estrés y coste de contratar nuevos trabajadores. Además de afectar a la productividad, también supone gastar en publicidad, hacer entrevistas, preparar un buen onboarding, training… Todo esto afecta a tus cuentas.

Por si fuera poco, adaptarse a un nuevo puesto laboral puede llevar entre 3 y 6 meses. Según los estudios, un nuevo empleado tarda hasta 2 años en lograr el nivel de productividad de un trabajador en plantilla. Y es que despedir a alguien supone despedir años de experiencia, conocimiento del negocio y creatividad que muy probablemente acabe en un competidor.

Un equipo feliz significa mejores resultados

Te presentamos la teoría de la seguridad psicológica en el trabajo: la sensación de poder ser tú mismo en tu puesto sin consecuencias negativas. Una de las motivaciones más importantes para estar satisfecho en el entorno laboral.

Las personas necesitan sentir que pueden compartir ideas, colaborar entre iguales y tener el respaldo del equipo cuando toman decisiones. ¿Te ha pasado alguna vez eso de hablar en un grupo y que te ignoren o te manden callar? Los trabajadores que se sienten así, además de estar desmotivados, pierden la iniciativa de compartir sus opiniones. Y esto afecta a su satisfacción en el trabajo y a su salud mental.

El gran problema es que no existe una única solución para medir la felicidad de tu equipo. Alguien puede encontrar la satisfacción con un simple “bien hecho”, mientras que otra persona necesita un ascenso. Si tus trabajadores están felices, los conflictos se reducen y no hace falta recurrir a las temidas “políticas de empresa”. Precisamente por eso es importante cuidar un ambiente laboral que sea sinónimo de felicidad. 

“Cuando un entorno es seguro y saludable, se eliminan los obstáculos que impiden a los empleados hacer un gran trabajo, lo que también favorece la eficacia y la rapidez” - Jessie Danyi, Belonging & Impact Lead en el Informe del estado del gasto en las empresas en 2023

Por qué ahora más que nunca

Pues porque venimos del año de la fuga de empleados a nivel mundial. Y es que 2022 marcó un nuevo récord también en España. Aunque no tan significativa como en países como Estados Unidos, “La Gran renuncia a la española” supuso un aumento del 170 % en las renuncias de nuestro país. ¿Los principales motivos? El salario, el liderazgo y la flexibilidad. Toca tomar nota.

Y a lo anterior toca también añadir la amenaza de una guerra, el miedo post-pandémico, los precios del alquiler subiendo como la espuma, la omnipresente inflación o la posible recesión siempre a la vuelta de la esquina. Con este contexto, es fácil entender la importancia de escuchar a tus trabajadores.

Cómo motivar a tus trabajadores si el aumento salarial no es una opción

La libertad es una forma de lograrlo. Y no necesariamente libertad financiera. Basta con ofrecerles autonomía.

Aumenta la flexibilidad

Nuestro informe fue claro: el 33 % de las empresas ha tenido empleados que no se pueden permitir o no pueden justificar el coste de desplazarse al trabajo. Y sin ir más lejos, un horario flexible les permite trabajar en horas (y desde lugares) que les vayan mejor. Hay gente nocturna, gente que disfruta madrugando y hay quien tiene hijos con un horario complicado. Así que déjales elegir. Un horario flexible puede ser un gran paso para ganarte la confianza de tus empleados y hacer que respeten su puesto laboral y den el 100%. Por si fuera poco: se ha demostrado que reduce el ratio de absentismo laboral. Todo son ventajas.

Fomenta la colaboración

La felicidad y motivación de tus trabajadores también surge de una cultura colaborativa e inspiradora. De hecho, la mayoría de ideas que tenemos nos llegan por piezas y hace falta paciencia y trabajo en equipo para terminar de montar el puzzle de una idea de las buenas. Deja que tu equipo comparta pensamientos incompletos que pueden parecer aleatorios y predica con el ejemplo: suelta ideas al aire para que alguien las complete y surja la magia.

De los errores se aprende

Muy importante: deja que tus trabajadores se equivoquen y responde por sus fallos. Crea un ambiente que fomente los errores. No hace falta hacer un mundo de una equivocación. Simplemente aprende de ellas, encuentra la solución y saca algo positivo de todo el proceso. Una idea: si tienes reuniones semanales con tu equipo, ¿por qué no les preguntas por un error que hayan cometido y les haya enseñado algo? Qué mejor manera de acabar con el estigma de equivocarse.

Y si te equivocas como líder, ¡llévalo con orgullo! La gente respeta más a las personas que admiten haber fallado en algo.

Invierte en bienestar

Si las personas son lo más importante, cuidar de su bienestar también lo es. Pasamos tanto tiempo en el trabajo que cuando terminamos no nos queda energía para nada. Por eso, programas de bienestar, programas de asistencia para empleados (EAP) o días para concienciar sobre la salud mental pueden ser claves para mejorar el ambiente laboral.

Premia los resultados extraordinarios

Aunque todos valoramos una palmadita en la espalda cuando hacemos bien el trabajo, un premio o regalo por un trabajo increíble es importante para un chute de autoestima. Muchos empleadores sienten que los incentivos son demasiado caros (los regalos para empleados son la prioridad número 1 a la hora de reducir costes en una empresa, según nuestro informe). Pero, ¿y si el regalo fuera un día extra de vacaciones, una charla directa con el CEO o terminar antes un viernes? Todo es cuestión de ponerse creativo y encontrar la manera de reconocer el trabajo bien hecho.

Cómo retener (y hacer crecer) a tus trabajadores no es ningún misterio. Demostrarles que son mucho más que un simple recurso hará que se queden contigo. Y eso te beneficiará a largo plazo.

Para más trucos y recomendaciones que te ayuden a mantener tu empresa a flote (o incluso navegando a toda máquina) durante este 2023, descarga nuestro Informe sobre el estado del gasto.

Puede que te interese...