Saltar al contenido

Convierte los gastos de tu empresa en ahorros con nuestra nueva oferta. Descubre cómo.

Reserva una demo
Vista de árboles desde la ventana de un tren

En los últimos años, el mundo de los negocios se ha visto alterado no, alteradísimo.

De la noche a la mañana de un mes de marzo vimos cómo las empresas cerraban sus puertas durante un período que iba a alargarse hasta los ¡dos! años… y todos los viajes de negocios desaparecían sin fecha de vuelta.

Hoy en día, en pleno 2022, parece que todo ha vuelto a la normalidad 🙌

Las oficinas están abiertas de nuevo, ya no decimos tanto eso de «estás en silencio; no te oímos» en Zoom y las reuniones sociales a la hora del descanso vuelven a ser una realidad.

¿Y los viajes de empresa? Por fin podemos afirmarlo alto y claro: también han vuelto, y esperemos que para quedarse.

Si lo quieren conseguir, eso sí, tendrán que poner el foco en la sostenibilidad y darle la prioridad que merece. 

Viajes de negocios y sostenibilidad

En 2020, mientras probabas las mieles de trabajar en pijama desde casa, el número de vuelos por el mundo descendía con respecto al año anterior.

Eso trajo consigo la correspondiente reducción de emisiones de CO₂diarias, situándose en un 17 % menos que en el mismo período de 2019.

El dato no solo pone de manifiesto el papel que desempeñan los vuelos en el cambio climático, sino el hecho de que no todo tiene por qué volver a la antigua normalidad.

Incluidos los viajes de negocios, claro, para los que la pandemia solo supuso una breve pausa. 

En cuanto nos hemos cansado de vernos las caras por Zoom han vuelto las reuniones presenciales, como también lo han hecho las conferencias físicas en lugar de los famosos webinars.

Un estudio de GBTA (Global Business Travel Association) del pasado mes de abril, de hecho, afirma cosas como que:

  • Los viajes nacionales e internacionales van a más con respecto a los meses previos
  • Cada vez se cancelan menos viajes de trabajo y los empleados están más dispuestos a trabajar
  • Las empresas encuestadas esperan que su gasto en viajes se sitúe en un 79 % de los niveles pre pandemia a finales de 2023

Y ante este panorama, ¿qué hacer?

Una empresa haciendo negocios… de forma sostenible

Goodwings es una empresa que se dedica a educar y ayudar a otros negocios a viajar pensando en el bienestar del planeta.

Su proyecto, con sede en Copenhague, ofrece la posibilidad de realizar reservas hoteleras sin emitir CO₂; de forma totalmente garantizada y empleando la acción climática como fuerza motriz.

Christian Møller-Holst, CEO y founder de la empresa, nos ha atendido de muy buena gana para contarnos lo que significa «viajar con Net Zero» y cómo las empresas pueden desplazarse de forma sostenible en sus viajes.

«Goodwings existe porque nos dimos cuenta de que la mayoría de las empresas se gastan casi todos sus ingresos en publicidad, y a nosotros se nos ocurrió algo diferente. En vez de hacerlo en anuncios, destinamos nuestros ingresos a eliminar el mismo carbono de la atmósfera que generamos. Una vez calculada nuestra huella de carbono, invertimos en proyectos de reforestación verificados, de modo que nuestras reservas aseguran viajes en Net Zero (es decir, eliminando nuestra huella de carbono)».

¿Qué significa viajar de forma sostenible?

Por decirlo suavemente, el compromiso con el cambio climático necesita mejorar. El informe de la ONU del año pasado es prueba de ello.

Hay que actuar, y hay que actuar ya.

En lo que se refiere a los viajes, ¿qué implica realmente la sostenibilidad?

«Viajar de forma verdaderamente sostenible significa que no emites carbono, por lo que no estás destruyendo el planeta mientras viajas», dice Christian.

«El problema es que vamos muy lentos; nos va a costar más de 20 años que todos adoptemos esta forma de pensar. Esto se debe a que no tenemos tecnologías plenamente desarrolladas, como el combustible sostenible para volar. Está en una fase muy temprana y es muy costoso. Siendo realistas, en 20 años seguiremos emitiendo carbono en nuestros viajes».

«Y no, el planeta no puede esperar tanto, por lo que se hace necesario empezar a compensar ya las emisiones cuando viajas. Esto se puede hacer, por ejemplo, con la absorción del CO₂ del aire, como hacen en Islandia, aunque de forma muy costosa. Tendríamos que invertir en proyectos de eliminación de carbono verificados, en los que se calculen las emisiones y se contrarresten plantando árboles», añade Christian.

Y estamos en el camino 😊

A medida que vuelven los viajes de negocios, vemos que cada vez más gente los prolonga, en lugar de hacer varios y más cortos. 

Además, muchas personas también están optando por combinar sus viajes de negocios con el ocio, lo cual resulta beneficioso para el planeta, ya que es probable que hagan menos viajes a lo largo del año.

La legislación europea ayuda 👏

Viajar de forma sostenible —por ocio o por negocio— es nuestra responsabilidad. 

«Cada vez emitimos más CO₂, talamos más árboles y perdemos más biodiversidad. Es responsabilidad de todos priorizar la sostenibilidad», dice Christian.

Y no se equivoca: ya casi doblamos las emisiones de hace 25 años, aunque los gobiernos europeos están poniéndose las pilas con el tema. 

Países como el Reino Unido, Suecia o Italia ya han aprobado leyes que obligan a las grandes empresas a revelar sus emisiones de CO₂.

En España, la legislación para hacer frente al cambio climático —Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética— se aprobó el año pasado, con el objetivo de que para el año 2050 las emisiones de CO₂ no superen la capacidad del país de absorberlo. 

La normativa llega cinco años después del Acuerdo de París, un tratado internacional sobre el cambio climático jurídicamente vinculante.

«Las legislaciones llegarán para todos, y llegarán rápido; así que más vale que las empresas se adelanten y aprendan a calcular sus emisiones», afirma Christian.

El futuro de los viajes de negocios sostenibles

Los viajes de negocios están de vuelta, sí, y han venido para quedarse. Su futuro está íntimamente ligado a la sostenibilidad y dependen, en última instancia, de las normativas y requisitos de transparencia de los gobiernos.

Cuanto antes se unan a la causa, mejor.

«Estoy bastante seguro de que en 30 años habremos convertido los vuelos en algo realmente sostenible», afirma Christian. 

«Esto significa que podremos volar distancias cortas y medias sin emitir carbono, que probablemente tendremos aviones híbridos que usen electricidad e hidrógeno y que podremos alojarnos en hoteles que sean 100 % Net Zero. Básicamente, haremos negocios estando en armonía con la naturaleza».

Ha llegado la hora de actuar. 

Y en Pleo queremos poner nuestro granito de arena para que tu empresa se suba al tren de la sostenibilidad haciéndote un descuento del 20 % durante mientras dure el mes de junio en cualquiera de nuestros planes de pago durante el primer año.

¿Y tú? ¿Hay algo más que puedas hacer? ¡Es una muy buena pregunta que te ayudaremos a resolver muy pronto a través de un webinar exclusivo! Muy pronto más información en nuestro blog.